4. Logo argumentacion 6 

 

Introducción

 

La argumentación se constituye como una dimensión importante, no sólo de la vida cotidiana de las personas, sino, también, de sus actividades profesionales. Juega un rol importante en la resolución de conflictos, en la conformación de espacios de convivencia armoniosos, y es el corazón del razonamiento filosófico y de la indagación científica. En consecuencia, su aprendizaje y uso como herramienta pedagógica en los salones de clase debería tener un papel central en los currículos que son diseñados actualmente. Adicionalmente, en tal escenario, se debería buscar la manera de incorporar la argumentación con propuestas innovadoras que busquen, desde las diferentes áreas del currículo, la integración de competencias de aprendizaje adicionales, puesto que, como un medio para mejorar la comprensión de los estudiantes en el aula de clase, la argumentación está llamada a provocar el aprendizaje desde múltiples puntos de vista.

Ya que, desde una perspectiva innovadora, el aprendizaje no solo se limita a la mera adquisición pasiva de información o a la apropiación de objetos de conocimiento ya hechos, la argumentación propicia el surgimiento de nuevos modos de comprender y la reestructuración creativa de conocimientos previos. Al final de todo el proceso, los aprendices logran convertirse en los co-autores de un proceso constructivo socio-cognitivo en el cual la argumentación cumple una importante función.

Durante la última década, la argumentación ha atraído una atención creciente como proceso lingüístico, lógico, dialógico y psicológico capaz de generar actividades de razonamiento y también de aprendizaje. Por consiguiente, la argumentación ha tenido un incremento importante en el campo de la educación, no solo porque es una competencia importante que debe ser aprendida y desarrollada, sino también porque puede ser usada para fortalecer el aprendizaje de la filosofía, la historia, las ciencias, las matemáticas y, en general, de cualquier área del currículo.

Desde una perspectiva innovadora, las prácticas argumentativas en la educación son interesantes porque invitan a los aprendices a usar y entender reglas de razonamiento que son usadas en el trabajo científico y en el proceso de construcción del conocimiento: los estudiantes buscan razones, examinan los datos disponibles, prueban alternativas, hipótesis, argumentos y llegan a conclusiones. Adicionalmente, fortalecen competencias sociales, ya que aprenden a convivir con armonía, mejoran las relaciones interpersonales en el aula y se fomenta el trabajo colaborativo, entre otras habilidades de interacción.

En el marco de construcción de una propuesta educativa innovadora, es innegable la importancia de enseñar a argumentar, como una manera de generar conocimiento estructurado que permita entrar al mundo del conocimiento y de la información. Sin embargo, la argumentación, asociada con procesos de pensamiento y construcción social del conocimiento, necesita de ambientes de aprendizaje efectivos que permitan diseñar, implementar, controlar y evaluar el desempeño de esta competencia.

 

Justificación

 

La implementación de la argumentación en la educación, en general, y la creación de una línea de formación para docentes con relación a este tema, en particular, se justifican desde varios puntos de vista:

  1. La necesidad de crear un modelo innovador que permita integrar competencias y qu e pueda ser desarrollado en diferentes áreas del currículo.
  2. La necesidad de aprovechar las posibilidades que ofrecen las TIC.
  3. La importancia del trabajo colaborativo, asociado a la creación de propuestas educativas transformadoras y al uso de TIC.
  4. La necesidad de capacitar e involucrar a los educadores en el uso de TIC, en virtud de la importancia del rol docente en el proceso de diseño de propuestas educativas innovadoras.

Generalmente, cuando se habla de proyectos de innovación educativa que involucran el uso de TIC y están enmarcados dentro del aprendizaje colaborativo, el foco de interés recae sobre los aprendices; sin embargo, los docentes juegan un papel vital como facilitadores del proceso de aprendizaje. El más importante de ellos: el maestro debe diseñar la actividad en virtud de las necesidades y objetivos de aprendizaje deseados; adicionalmente, debe implementarla de una manera reflexiva y evaluarla de tal modo que contribuya al desarrollo de transformaciones curriculares significativas. Desde este enfoque de aprendizaje, no solo el estudiante es quien aprende, también el docente debe capacitarse en el uso de la nuevas herramientas, en el diseño de secuencias de aprendizaje donde estas puedan ser integradas, en la construcción de los ambientes de aprendizaje y en la evaluación de los resultados obtenidos de implementar las actividades.
En la escuela, la argumentación es raramente usada como una herramienta de aprendizaje, a pesar de que implica interacción verbal, desarrollo de pensamiento razonable y conduce a la resolución de conflictos, lo cual es significativo pues abre las puertas a la transformación social de las relaciones al interior del salón de clase y contribuye al mejoramiento de la sociedad. Sin embargo, una de las causas de que sea poco usada es que los docentes no se han involucrado lo suficiente en la discusión acerca de la pertinencia de la argumentación como opción pedagógica. Esta discusión, que recién empezó, permitirá entender mejor las limitaciones, posibilidades y perspectivas de uso de esta herramienta.
Las actividades de argumentación requieren habilidades sociales, conceptuales y procedimentales especiales por parte del profesor, así como entrenamiento “ad hoc”, e implican que también tenga la competencia adecuada para realizar la evaluación de las prácticas realizadas. Introducir actividades argumentativas en contextos educacionales no es común y requiere atención en diferentes niveles, tales como el interpersonal, el institucional y el cultural.
En resumen, como resultado de esta complejidad, no es posible que los docentes simplemente “improvisen” actividades de aprendizaje basadas en la argumentación en sus salones de clase. Se necesitan diseños precisos y un manejo adaptativo de los ambientes argumentativos de aprendizaje. Adicionalmente, también es importante que el docente no solo vea la argumentación como una herramienta o metodología de aprendizaje de uso optativo en el aula, sino que, además, vaya un paso más adelante y se involucre en procesos de investigación sobre esta materia, con el fin de enriquecer la propuesta de aprendizaje argumentativo y seguir extendiendo su uso.
Como se ha podido observar, existe una justificación suficientemente amplia con respecto a la pertinencia de implementar propuestas de innovación educativa que involucren el uso de la argumentación en conjunto con las herramientas tecnológicas, lo cual, precisamente, constituye el objeto de este diplomado.

 

Objetivo General

 

Desarrollar una línea de formación en el campo de la argumentación, aplicada a la innovación educativa, la integración de competencias y el uso de TIC, que integre los elementos teóricos y metodológicos necesarios para su puesta en práctica en ambientes de aprendizaje.

 

Objetivos Específicos

 

Poner en escena una estrategía de formulación de casos argumentativos y orientar su implementación en ambientes de aprendizaje, que puedan ser usados en un contexto de innovación educativa enmarcada en el campo de la argumentación apoyada en el uso de TIC.

Diseñar ambientes de aprendizaje en línea para la aplicación de casos argumentativos, a través del reconocimiento y aplicación de los elementos y requerimientos que permiten crear condiciones efectivas para el aprendizaje argumentativo.

Analizar la información recogida a través de la implementación de casos argumentativos, como una manera de establecer criterios de evaluación que permitan conocer el desempeño de los participantes de las discusiones en línea.

 

Competencias a Desarrollar

 

Los docentes formulan casos argumentativos para implementar en ambientes de aprendizaje, que puedan ser usados en un contexto de innovación educativa enmarcada en el campo de la argumentación apoyada en el uso de TIC.

Los docentes diseñan ambientes de aprendizaje en línea con la aplicación de casos argumentativos, a través del reconocimiento y aplicación de los elementos y requerimientos que permiten crear condiciones efectivas para el aprendizaje argumentativo.

Los docentes establecen criterios de evaluación sobre el desempeño de los participantes de las discusiones en línea.

 

Metodología

 

Este diplomado está dirigido a profesionales en general que tengan interés en aprender sobre procesos de aprendizaje novedosos con uso de las TIC. El diplomado en  “Argumentación en línea para la innovación educativa” se realiza a través de la modalidad en línea, con la posibilidad de tener encuentros presenciales. Para el acompañamiento de trabajo en línea se usa la plataforma de gestión de contenidos para el aprendizaje del CIER ORIENTE. La estructura general del diplomado está constituida por 3 múdulos con sus respectivas unidades. El trabajo está diseñado para hacer un trabajo referencial con la idea de habilitar posibilidades de actualización teórica sobre el tema, por otro lado hacer elaboraciones propias, es decir diseñar casos que posteriormente serán aplicados y ajustados según la experiencia y finalmente se desarrollará un trabajo de evaluación y análisis de la información registrada en los casos desarrollados.

 

Duración y Costos

 

El tiempo de desarrollo del diplomado es de 144 horas y tiene un valor de $ 1.000.000 de pesos colombianos por cada participante.

 

Certificación

 

Los participantes que logren aprobar el diplomado obtendrán la respectiva certificación por parte de la Universidad de los Llanos, Facultad de Ciencias Humanas y de la Educación y el Centro de Innovación Educativa Regional del Oriente - CIER Oriente.

unillanos logo mintic logo nuevopais logo mineducacion logo colciencias logo